ESCRITOS

A PESAR DE QUE A VECES CUESTE…

19 de junio de 2022

Ponte guapo, para ti.
Por fuera y por dentro.
Cierra la ventana
para que el viento no limpie de tus mejillas
las lágrimas. 
Abre la ventana
y que el viento se lleve tu rabia.
Después,
sal a dar un paseo, entre versos,
antes de ir a dormir.
Hay personas que te quieren 
y te lo demuestran.
Habrá también quien te lo dijo
y ahora te sentencia.
Dicen que a palabras necias, 
oídos sordos. 
Tú no, escucha bien de dónde vienen
y cuando seas consciente ‘de’, puerta con cerrojo.
Y ten en cuenta algo… recuerda que, en ocasiones, las palabras pueden definir más
la desorientación del emisario
que a quien van dirigidas…
Tú no eres eso.
Eres lo que hagas con eso.
Coge tu balanza.
Amor propio 
no es defenderte a través del ego.
¿Que mejor defensa
que sanar en silencio?
Que pese, y cuente, más eso.
Pero tú sigue guapo.
Ahora sí. Enciende esa vela.
Puedes hablar pero hazlo por dentro.
¿Te escuchas?
Exacto. Es justo eso que dices.
Es justo eso que sientes desde la tranquilidad. 
No hay rencor.
Tómate la vida como un juego
pero al que te proponen participar, no entres.
Responsabilízate de lo tuyo.
Aunque inventen situaciones para situarse a salvo
eso ya no es asunto tuyo.
Recoge ese dolor. Recuerda, no guardes rencor. Amaste…
Lo que hagas, te lo haces, amigo.
Gracias…
Tú ya sabes que hay batallas ganadas antes de enseñar el brillo, o el barro, de tu escudo.
Ten valor pero para no pelear.
Dar un paso al lado no es perder. 
Es coger otro camino. Y es maravilloso porque es tuyo.
Tú contigo.
Que te buscan o te encierran,
toma la opción de salir corriendo.
Me repito: ¡¡Dar un paso al lado no es perder!!
Esa no es tu cárcel. ¿Continúan?
Tienes derecho, y la oportunidad, de seguir aprendiendo…
Si no te sorprende nada
quizá dejaste a tu intuición en una llamada perdida…
Pero no respondiste a esa llamada y no has hecho mal.
Si elegiste confiar en el amor,
es porque, antes, tú también evolucionaste.
Te repito: ¡¡Ponte guapo!!
Y llora, amigo. Llora mucho, aquí y allí.
Date un baño de música y frótate con el agua salada que nace de tu fuente.
Porque, aunque no entiendas nada, al final sólo podrás abrazarte a ti y a tu pena, mi querido amigo.
Bebe, bebe de tus lágrimas si sacian tu sed.
Son tu honestidad y tu amor, roto, pero amor…
Respira
¿Ves que bien te queda esa camisa?
Tejido intangible llamado alma,
vistiéndote por completo.
De cabeza a pies.
Pisa ligero…
Vacía la mochila en este punto y
no asumas un peso que es de otros.
Ya lo hiciste y para recordarlo tienes esa llamada perdida a la que podrías guardar
en tus contactos con el nombre: «Me lo dije».
Ese peso, no te pertenece y bastante tienes con tus trocitos.
Sé que te lo he dicho y discúlpame si me repito… pero no lo olvides: Ponte guapo…
Date el beso que tanto mereces.
Ahora que la luz de la vela sigue iluminándote… 
¿Ves las hojas?
Es un bosque 
y también son las de tu cuaderno verde. Y tú, querido amigo, ya sabes que toda frondosidad te pertenece.
Estás sólo. Hazlo. Sin miedo, o con, pero hazlo.
Grita ‘Me quiero’ muy fuerte.
Incluso… prueba con ‘Me admiro’.
Aunque sólo lo escuches tú. De hecho, mejor si es así.
Es para ti.
Aquí nadie va a venir a salvarte… pero tampoco a juzgarte.
Sálvate tú.
No te castigues.
Grita, muy fuerte, ‘No hay rencor’.
Hazlo por y para ti. 
¿Qué hay más importante que tú?
Sigue gritando. 
Eh… ¿lo oyes?
Escucha. No oigas. Escucha. Presta atención.
Es él. Se recompone. Sigue latiendo, amigo.
Claro que sí, lo sabía. Y tú también…
¿Ves como sonríe? Estás sonriendo tú también.
Daos un abrazo. Y que vuelva al lugar que le corresponde.
Eso es. Justo ahí. Felicidades…
Sois uno. Él y tú. Tú y él. Sois tú. Eres tú…
Estás vivo. Estás sanando. 
Aquello ya no está. Está esto.
Un corazón que late. 
Un corazón que late limpio, aunque ya lo estaba antes, también.
Porque es él quién ha escrito esto y puso serenidad en las idas y sabiduría en las venidas…
No soy yo. Es él. 
Y él, amigo mío… eres tú.
Si es, eres. Si eres, somos. 
Y si somos… estamos juntos en esto… 
Estamos contigo. Estás contigo. 
Si es a él a quién eliges cuidar y amar.
Es a ti a quién eliges cuidar y amar.
Y él, aunque un día dirá ‘hasta aquí’, en tu presente dice ‘por y para ti’. 
Nadie lo ha regado más que tú porque, de hecho, eres el único que puede hacerlo.
Bebe de su jugo…
No lo olvides.
A pesar de que a veces cueste…

REFLEXIÓN ‘MI MEJOR LIKE(Canción disponible en plataformas)

30 de abril de 2022

Acepto que a simple vista puedas intuir emociones como rabia, dolor, impotencia… y seguro que alguna más. Discúlpame si en algún momento has sentido que he querido hacerte daño, porque no es así. Provocarte, sí. Hacerte pensar. Porque sé que puedes.
He compuesto desde el ruido que existe en la sociedad en la que vivo. Cada verso o metáfora está inspirado a partir de situaciones con las que me encuentro a diario.
Repito: Hay mucho ruido en esta sociedad.
¿Dónde están tus sueños?
Está bien tener tiempo de ocio y desconectar de las obligaciones del día a día. Pero tú eres inteligente y sabes que hay un abuso de consumo y entretenimiento. Y te estás perdiendo.
¿Dónde están tus alegrías?
No me creo que siempre estén en el mismo dispositivo.
No me creo que no puedas esperar el ascensor, o cualquier otro momento similar, estando contigo mismo, contigo misma. Quizá en ese momento aparecen, sin darte cuenta, en tu corazón. Escúchate. No pierdas tanto tiempo mirando fuera, e invierte algo más mirando hacia dentro. Verás lo que encuentras. Tengo la sensación de que tenemos tantísimos estímulos externos que cuesta escuchar de verdad sin tener la cabeza en otro lugar. ¿Porqué huyes de ti? ¿Qué te asusta?
¿Dónde están tus besos y todo eso que perseguías?
Sigo sin creerme que encuentres sentido en dejar de mirar a alguien a los ojos porque a la vez mantienes una conversación con otra persona que está al otro lado de una pantalla. Yo diría que querer hacer mucho de todo, te lleva a hacer muy poco de nada. Visualiza la escena desde fuera, como si fueras un espectador. Una espectadora.
¿No es triste?
No me creo que seas incapaz de conectar el modo avión y volar con las alas que tienes para hacerlo. Porque eres válido. Porque eres válida. Estás a tiempo. Hoy estás aquí pero quizá mañana se baja el telón. Sal a dar un paseo. Camina. Siéntate a respirar. Sin estar pendiente de un móvil. Tú y tu momento. Será vuestro secreto.
Prométete que vas a levantar un poquito más la cabeza. Y cúmplelo.
No le des tanta importancia a algoritmos o almuadillas. ¿A dónde quieres llegar? Llega a ti primero y el resto te dará igual. abrázate y te abrazarán. Quiérete y te querrán. Acéptate y te aceptarán. No te vendas por cuatro likes cutres. Siento decirte que pocas de esas personas te prestan atención. Porque, hay veces, que el que te ha puesto me gusta, no es él, no es ella. es su piloto automático y su necesidad de que se lo des de vuelta. Eres precioso y preciosa sin ninguno de esos filtros.
No te excedas viendo memes para que tu vida no sea un chiste.
Ves un poco más despacio y no postergues. El momento es ahora.
Piensa en todos los niños y niñas que están creciendo y lo que están viendo. Tienes una responsabilidad como ser humano. No les des motivos para pensar que no nos miramos a los ojos.
Esta canción es amor disfrazado de todas las emociones que he comentado antes. Pero es un grito al amor. Un grito a escucharnos de verdad. Apenas lo hacemos y ahora nos dan la posibilidad de escuchar al doble de velocidad. Así acabamos rápido y pasamos a lo siguiente.
Quieren que consumamos y de paso nos estamos consumiendo. Pasamos de puntillas por todos lados. Pero tú eres más inteligente. Sólo tienes que poner un poquito más de tu parte. Y sí, esforzarte. Pero eso te hará mejor persona. Tú valor no tiene nada que ver con los likes que tengas, ni con los seguidores. Ni con las cuentas que tengas activas. Tu mayor activo es que tu vida cuente.
Soy de los que piensa que más vale la pena vivir con poco que te aporte mucho, que con mucho que te aporte poco.
Están utilizando un corazón en la mayoría de aplicaciones. Pero tú ya sabes que, en realidad, el más importante es el tuyo.
Aquí te dejo el mío.
Entre rimas, acordes y escritos
Mi mejor like.

TÓXICO

19 de abril de 2022

Y ahí estabas tú,
debiéndote marchar
y yo sin dejarme ir

Esas tardes de «ahoras»
hablando en perfectos silencios,
mirándonos…

Esas noches de «porqués»
gritando, también. en silencio.
El recuerdo…

Y ahí estabas tú…
Yo tan aquí
y tú tan allá

Para siempre encontrarnos,
mirarnos
y volver a empezar.

‘AQUELLA’ LUZ

2 de marzo de 2022

Tú sabes que allí hay luz.
Lo sabes porque ya te alumbró,
¿Te acuerdas? 
Te bañaste bajo el sol.
Tú sabes que aquello era luz.
Sabes que estaba contigo. Eras tú. 
Tú y tu luz. Estabas allí dentro y te iluminaba cuerpo y alma.
En ocasiones, la oscuridad que trajo la noche fría, te alejó de la luz y te enfrentaste a las olas. 
Tus olas. El adiós a la calma.
Está fría pero tú eres de los que se atreve. Porque sabes que siempre está contigo y el que busca, generalmente, encuentra.
Y tú eres de nadar. De bucear y de buscar…
Y sí. Después de tanto esfuerzo, estaba allí. Estaba dentro.
Tu luz y tú juntos de nuevo.
Siendo uno. Siendo.
Tú sabes que aquí hay luz.
Lo sabes porque te alumbra,
¿Lo notas?

Link publicación Instagram

QUE NO QUERÍA DESPERTAR

26 de febrero de 2022

Ayer soñé…
Ayer soñé que era un hombre que sonreía. Que la vida se valoraba de verdad y que el aquí y el ahora no era un simple stories cutre que compartíamos en redes, acompañado de hashtags, para quedar bien.
Soñaba que no queríamos llenar nuestras cuentas de seguidores pero teníamos en cuenta a quién seguía con nosotros a pesar de nuestros errores.
Ayer soñé que era aquel niño pequeño que cogía a su abuela de la mano mientras caminaban a la escuela. Soñé que mi abuelo seguía en este mundo y reíamos con Ramón García viendo el Grand Prix. 
También soñaba que, como sociedad, nos ‘dábamos la mano’. 
Ayer soñé que nos escuchábamos para entender y no simplemente para responder. Soñaba que permitíamos el espacio que necesitase otra persona para expresarse…
Soñaba que jugaba al pilla pilla con ‘Rabia’ y nunca me alcanzaba… Ayer soñé…
Soñé que me enseñaban a curarme. 
Soñaba que a primera hora del lunes entrábamos a clase de ‘Miedos’… Luego, de repente en el sueño, era un adulto y sabía que dando un paso, los temores ya se habían quedado un poquito atrás…
Soñaba que justo después de la hora del recreo la Señorita Ana nos daba la clase de ‘Calma y respira’… Después, el adulto, se iba a dormir sin estar enfadado con nadie y la pena no invadía su cuerpo.
Ayer soñé que nos mirábamos un poco más a la cara y que no había una pantalla encendiéndose cada 10 segundos y que nadie tenía la necesidad de que un móvil partiese cada momento. 
Soñé que no dependíamos de filtros que nos alejan cada día más de nosotros mismos y de aceptarnos como seres humanos. 
Soñaba que el amor siempre vencía y la importancia de un ‘Te quiero’ antes de ir a dormir.
Ayer soñé que era inteligente, valoraba la empatía y los sentimientos de otra persona. Que me ponía más en el lugar del otro, no siempre para aceptar pero sí para comprender.
Soñé con lo bonito de coger un avión con la persona que quieres. 
Soñaba que componía versos, en el aire, mientras dormía en mi hombro.
También, que escribía canciones a la luz de una vela…
Ayer soñé que era un niño corriendo a los brazos de su madre al escuchar ‘¿Quién me quiere más?’
Soñé que volvía a ver por primera vez a mi hermana.
Ayer soñé que podía conocer a mi sobrino el día de su nacimiento…
También soñaba que no tenía excusas para invertir 5 minutos en respirar, y estar en calma, y que tenía motivos para no perder 5 minutos fumando.
Ayer soñé que íbamos un poquito más despacio. Que salíamos a dar un paseo por el simple placer de caminar. Soñé que no iba a ningún sitio pero llegaba al más importante: mi alma. 
Soñé que era un gigante que llegaba a una gran ciudad y todos sus habitantes se quedaban parados al escuchar: ¿A dónde vais con tanta prisa?
Soñé que estaba mejor conmigo mismo y, de rebote, con los demás.
Ayer soñé que era ese niño que le dolía la rodilla y que sólo se le pasaba si su padre le masajeaba. Papá decía que era la crema pero el niño sabía que eran las manos, y las caricias, de su padre…
También que todos estábamos convencidos de que ser sensible es ser fuerte.
Que no nos separaban por colores…  
Soñaba que tocaba el piano en un aeropuerto…
Soñaba que tocaba el piano en un teatro vacío. Supongo que sólo quería tocarlo por y para mí…
Soñaba que bailaba moviendo todo el cuerpo y que no tenía miedos ni bloqueos. La sala era oscura y me iluminaba el rojo de los focos que acompañaban mi danza.
Soñé que la única lucha que ejercíamos era para conseguir lo que nos hacía felices a nosotros y sin hacer daño a los demás.
Soñé que me bañaba en el frío mar con ella…
Soñaba que no hacía frío. Que éramos abrigo…
Ayer soñé que hablábamos durante tres horas, desnudos, después de hacer el amor. 
Soñé con un mundo que miraba menos el reloj y más al corazón.
También que sabíamos diferenciar entre Influencers ‘de verdad’ y los que lo único que comunican es como ser un infeliz, inseguro y prepotente, escondidos bajo un disfraz de ‘tipo moderno’ para no mostrar que están vacíos.
Ayer soñé que reaccionábamos más a nuestros sueños que a historias de Instagram.
Soñé que abríamos más el corazón que las aplicaciones. Lo que soñaba era tan bonito…
que no quería despertar.

Link publicación Instagram (parte 1)

Link publicación Instagram (parte 2)

TU MEJOR LIKE

5 de febrero de 2022

«ComPARTIENDO nuestra vida
y PARTIENDO cada momento
con filtros en una realidad fingida
por inseguridades y lamentos».

¿Qué es lo que nos provoca tener la necesidad de mostrar constantemente lo que hacemos?
La pregunta es más profunda, y constructiva, de lo que ‘puede parecer’. No es para que contestes este post. Respóndete a ti mismx.
No sé si será mañana, pasado, el año que viene o en una década pero vamos de cabeza a navegar por el Océano Depresiones donde el tesoro es sentir la aprobación de los demás para sentirnos bien. Es decir: DEPENDENCIA.
Redes que nos aseguran estar ‘en línea y conectados’ con todo para, en realidad, estar menos en nada.
Tenemos una gran herramienta y estamos sacando, la mayor parte del tiempo, el peor rendimiento de ella.
Piensa y respira, será tu MEJOR like.

Link publicación Instagram

EN EL FONDO

2 de febrero de 2022

En el fondo siempre me gustó expresar, aunque muchísimas veces escuché la palabra ‘calla’.
En el fondo siempre fui (y soy) sensible, aunque lo confundí (ya no) con débil.
En el fondo siempre quise cumplir mis sueños, aunque tenía que meterme en la cama para darles la mano.
En el fondo me intentaba convencer de que quizá con el nuevo año pondría en orden mis propósitos, y aunque quedaban muy bien en mi libreta apuntados, todo lo que postergaba al ‘nuevo año’, era el resultado de un Chris que huía…
En el fondo estaba EN EL FONDO.
Luego descubrí que, en el fondo, estando EN EL FONDO, no hay #Hashtags ni filtros que traígan luz real. Que son caretas que te ‘alejan’ DEL FONDO con cuatro reacciones y tres likes, para después volver a estar EN EL FONDO sin tener ni idea de QUIÉN ERES…
En el fondo, sé que estando EN EL FONDO también se nace porque cuando algo se destruye, tengo la opción de renacer si dejo de quejarme y me ocupo.
EN EL FONDO entendí que para ser feliz en cualquier trabajo, tengo que ser consciente del trabajo interior y potenciarlo.
En el fondo tengo claro algo: estoy convencido de que EN EL FONDO, en ese ‘lugar’, podemos encontrar una trampilla que nos puede llevar A UNA NUEVA MANERA DE VER EL MUNDO.
En el fondo veo clara la diferencia entre ‘luchar para regresar al lugar que me hizo caer’ o ‘utilizar esas trampillas que encuentro’ y disfrutar de UN NUEVO MUNDO. MI MUNDO.
Nos cuesta responsabilizarnos y lo tapamos con Stories, música con letras de mierda y más adicciones para luego, en el fondo, saber que estamos EN EL FONDO.
Aunque, si lo estás, puedes pasar a la acción, responsabilizarte, y encontrar tu trampilla. Verás todo lo que tienes ahí…
Yo, hoy, expreso, valoro y vivo a partir de mi sensibilidad y tengo la gran suerte de no tener que meterme en la cama para vivir de mis sueños profesionales y personales.
Tu FONDO, no es el fondo… y en el fondo, SABES LO QUE TIENES QUE HACER.

Link publicación Instagram

LINEA1: VIDA

26 de enero de 2022

Los trenes siempre llegan a la estación. Más pronto o más tarde pero llegan. El destino, o meta, siempre es definitivo. Cada parada antes de mi destino puede ser una oportunidad para descubrir un nuevo lugar. Algunos son tesoros y otras son estaciones complejas disfrazadas de aprendizajes…

Y si no recorro cada una de las calles de esos lugares, el tren siempre me llevará de nuevo a esa estación… Una vez recorridas, el tren sigue esperándome para que suba y pueda seguir viajando. Es el tren de la Linea1. De una oportunidad que tengo para recorrer el trayecto desde la primera estación a la última. Me gusta el nombre que le han puesto a la primera parada: “Nacimiento”. La última es preciosa, también: “Gracias por todo”. Y no, no hay transbordo posible en la linea de color VIDA… Hay paradas, muchas, y estoy obligado a bajarme en cada una de ellas. Lo curioso de esta linea es que no hay orden de paradas…

Cada uno de nosotros, tiene la suya propia, ni mejor, ni peor: propia y singular.

Yo quiero llegar a “Gracias por todo”, la última, satisfecho. Habrá paradas, barrios, pueblos y ciudades, en las que tendré que ser fuerte y abrigarme contra el frío. Y lo sé porque ya he paseado en alguna de esas callejuelas. Hubo, hay y habrá otras en las que el viento suave me tocó, toca y tocará la cara y pude, puedo y podré respirar. Incluso en las que llueva, si ya me he abrigado en las que más frío pasé, habré aprendido a ‘bailar bajo la lluvia’. Eso que veo tan bonito en las películas románticas pero luego lo utilicé como excusa para pasar a la inacción. Caigo con facilidad en la estación: “Avenida de la Excusa” para luego lamentarme en “Plaza de los Sueños perdidos”. Así me puede llegar a ir… da un poco de “Pena”. En todas estas, ya me bajé, camine sus rincones y aprendí, esa es la clave: bajar y aprender e intentar no repetir…; y sí, sé que es posible que vuelva a caer pero cuando esto pase, recordaré que también estuve en muchas más. “Amor”, “Estación de Lo que ya conseguí”, etc… Estas son las que me darán fuerzas para llegar satisfecho, y agradecido, a “Gracias por todo”. Haciendo referencia a los últimos versos de “Mi niño pequeño”: La linea avanza hasta “Gracias por todo”, tú decides si te alegras o te arrepientes, y yo… yo quiero alegrarme.

Caer caeré en todas… aunque es verdad que en algunas de ellas, cuando caiga, pasaré el tiempo justo para sacar lo mejor de ahí, y ya… de vuelta a mi asiento a seguir viajando. Sí, hasta “Gracias por todo”, satisfecho, feliz y con mi mochila llena de recuerdos, momentos y aprendizaje, de cada una de las estaciones. ¿Conoces la tuya y sus rincones?

Yo voy de camino a la última parada y no pienso desperdiciar mi viaje.

Link publicación Instagram (parte 1)

Link publicación Instagram (parte 2)

POR SI LO OLVIDO

2 de enero de 2022

Tristes momentos o quizá simplemente
un puente de transición.
Quizá sólo presté atención a la piedra
como obstáculo, sin pensar que,
quizá, era el primer 'ladrillo' de mi templo.
Tristes momentos, puede...
¿Piedras? Oportunidades.
¿Perdí? Quizá gané.
¿Error? No. Camino, aprendizaje...
Si sólo veo, sin mirar ni prestar atención,
sólo veré piedra. Si me paro, y observo,
miraré más allá de una simple roca.
Haré 'magia' con mi propia piedra
y lo que contiene. Unión de diferentes
minerales, agua, viento...
Eso que necesito para vivir.
Entonces, ¿Obstáculo?
De nuevo, OPORTUNIDAD.
Por si lo olvido...

Link publicación Instagram

FAN DE LAS PEQUEÑAS COSAS

30 de noviembre de 2021

Soy fan de tantas pequeñas cosas…Soy fan de la sinceridad
y disfrazarme sólo en carnaval. De las miradas y lo que podemos
transmitir sin palabras. De la luz tenue pero también
de la oscuridad. Soy fan de iluminar las sombras
con la luz del alma. También de las velas y los besos
en la espalda. Soy fan del segundo antes de besarse
nuestros labios y de escuchar, sí, escuchar, tu cuerpo.
De los ‘Te quiero’ a media noche sin esperar un ‘y yo’.
De no ahogarnos con las obligaciones y beber sorbitos
del agua de la vida. Soy fan del final de un libro y el inicio de otro.
De todas esas libretas que tengo por casa… De los paseos sin destino
y disfrutar de lo que aparece en el camino. De ir un poco más despacio…
Soy fan de las coincidencias. De escuchar sin necesidad de responder.
De los amigos de verdad. Soy fan de mirarnos a los ojos.
De las personas que me enseñan a ser ‘mejor’. También de los
que me sirven de espejo… De la humildad y la disculpa.
Soy fan de los niños pequeños que llevamos los adultos.
Soy fan de un mundo sin fronteras. De darnos la mano…
Soy fan de sentir emociones. De no aconsejar un “no llores”
y de los abrazos que activan ‘cositas’ en el estómago.
Soy fan de quince minutos de sol y sentarme en un parque
a ‘no hacer nada’. De las personas que me aportan.
De dejar el móvil y no convertirme en un ser inmóvil.
Soy fan de no perder el tiempo vendiendo mi vida e invertirlo en vivirla…
De los sueños, de los propósitos… De la paz y la tranquilidad.
Soy fan de vivir un jueves como un domingo. De un peli/sofá/manta
y reír (o llorar) hasta las tantas… De que exista arte en cualquier área de la vida…
Soy fan de volver del trabajo a casa mirando, que no viendo, los árboles y como
oscurece el cielo. Soy fan de los silencios delante de esa persona.
De decir te quiero… Soy fan de las caras desmaquilladas y la gente despeinada…
De la piel y su naturalidad… Soy fan del amor libre, de las sonrisas y de los corazones.
Hoy, el mío…, se delata fiel seguidor de estas pequeñas cosas…

Link publicación Instagram

HOY ES UN BUEN DÍA

30 de mayo de 2020

Hoy es un buen día.
Un buen día para llorar.
Pero quizá me dijeron que no,
no llores, no sufras más.
Y yo creí que llorar era mi enemiga,
una emoción que no podía mostrar.
Pero, ¿cómo quieres que no sufra?
si no me puedo desahogar.
¿Bloqueo mis emociones
por miedo al qué dirán?
Convencido de que llorar
va de la mano de algo negativo,
preferí esconderme para llorar,
y escondido me di cuenta 
que bajo la lluvia
también se llora de felicidad. 
Cada lágrima hace brotar semillas
que me traen serenidad.
Estar aquí y ahora.
Escucharme me da vida,
sí, incluso después de llorar.
Déjame que llore.
Yo quiero abrazarme y llorar.
Escribo estas líneas llorando…
llorando de felicidad.