MÚSICA

Letra MI MEJOR LIKE:

Lo fácil es callarse

y no hacerse preguntas.

Cuando yo las hago siento

que molesto y se asustan.

Yo elijo el arte 

siempre para cuestionar. 

Soy ese artista que aunque llueva 

nunca deja de tocar.

Mis instrumentos son 

el corazón y mi voz grave

y seguiré tocando 

aunque nadie pare a escucharme. 

De pentagrama 

un folio en blanco, 

las notas

lo que estoy pensando.

Somos personajes

del guión que han impuesto y

yo el actor que no va a defender

nunca más ese texto.

Me venden la peli

como si fuese de amor

y sólo veo torturas 

en cada escena del guión.

¿Dónde hemos llegado?

Se nos ha ido de las manos. 

Triste paradoja porque  

ya no lo soltamos.

Se nos olvidó vivir 

dejando de fluir.

To’ se empieza a destruir

cuando dependes de un click.

Tecnología inteligente

y cada vez más tontos.

Dicen que estamos cerca,

es mentira, estamos rotos,

queriendo llenar nuestras 

cuentas de seguidores

pero ¿quién te tiene en cuenta  

a pesar de tus errores?

Siempre pa’ la sociedad 

y no pa’ nosotros mismos

buscando ser aceptados 

escondiéndonos en filtros.

Publicaciones con más

retoques de la cuenta

rogando “me gustas”. 

Maldita dependencia.

Maldita dependencia

de enseñar que estoy despierto.

Maldita dependencia 

de vender lo que no tengo.

Suplicando corazones  

en una red social

mientras el nuestro se va rompiendo 

cada día un poquito más.

Nos da pereza

hacer crecer a nuestra planta

pero sí que regamos

al personaje que nos suplanta,

estando más pendiente

de si algo ha gustado,

en lugar de tocar 

el corazón de quien amamos.

Yo sigo con mis dudas

y las cosas que no entiendo

¿por qué siempre hay un móvil

partiendo cada momento?

Dicen que es que siempre

hacemos cosas importantes

pero ¿qué hay más importante

que respirar y saber pararse?

Ojalá nos miráramos

un poquito más a la cara.

Ojalá no hubiese escrito 

estos versos mientras lloraba.

Nos hemos acostumbrado

a ir rápido de una aplicación a otra

y vamos pensando que en la vida 

así son las cosas.

Peques que no corren

ni juegan al pilla pilla.

Yo de pequeño reía 

ahora escriben ‘jaja’ de mentira.

Nos hemos vuelto fríos 

ni una mueca en la cara,

normal, estamos vacíos

detrás de una pantalla.

Van hipnotizados de casa

a la escuela,

mi google maps siempre había sido

la mano de mi abuela.

Tanto que encontrar

y que poco que buscamos.

Enseñamos tanto,

de dentro nos olvidamos.

¿Dónde están tus sueños?

¿Dónde están tus alegrías?

¿Dónde están tus besos

y to’ eso que perseguías?

Einstein dijo que somos

arquitectos del destino

y yo me bajo de este barco

que se hunde y me creo el mío 

pero no me voy

sin poner mi granito de arena,

os dejo esta canción para pensar 

y poder romper cadenas.

La gente se va entregando

por ahí a cuentagotas

y ¿qué pasa? 

Que relaciones sanas pocas.

No sé si es que porque me dijeron

50 veces que no como actor

pero ahora esta película

me la produzco yo y soy mi propio director.

En esta peli no hay reparto cerrado.

Esto lo puede protagonizar

cualquiera que se atreva 

a soltarlo un rato de la mano.

Entro en el metro,

ya nadie mira al que está cantando,

cabeza abajo, en la vida de otro,

mientras la nuestra se va escapando

compartiendo la vida,

partiendo cada momento,

en una realidad fingida

por miedos y ego.

No quiero pasar 

por esta vida de puntillas,

prefiero papel y boli 

y escribir historias sin mentiras.

El día que entendí que lo mejor

era mi tiempo,

dejé de perderlo. 

El resultado: este cuaderno.

Porque no es lo mismo

perder el tiempo que invertirlo

ni vivir historias

que en stories llenos de filtros.

Las facturas son más caras

postergando la reparación

por eso doy la cara

y me dedico esta canción.

También dejo restos 

de poesía en el camino,

por si siento que hago el tonto 

o que quizá lo olvido, 

recordar de dónde vengo 

y también to’ lo vivido 

y como siempre cambié 

una excusa por un motivo.

Canciones cortas

para adaptarme a los tiempos,

si soy honesto, 

tres minutos son pocos pa’ mi talento.

O que hablar de este tema 

igual me cierra alguna puerta

y ¿sabes qué? Que me la suda

porque soy de mente abierta.

Me reinvento, 

con tacto, a pasito lento.

Ya no quiero más pastillas,

ahora me curo escribiendo versos.

En Ibiza compuse 

en las faldas del castillo.

No te niego que era consciente

de que iba construyendo el mío.

Mi palacio, un poco más despacio

ese es mi lema.

Quizá no escribo tantos whatsapp

porque estoy escribiendo temas.

Recuerdo que llovía

y me ofrecieron un paraguas.

Se lo agradezco señora

pero quiero que el agua limpie mi alma.

Cuando hace frío

queremos que llegue el verano

y cuando nos da el sol en la cara

queremos nieve y abrigarnos.

Nos llenamos la boca 

con el presente y la paz mental

y casi siempre se queda

en un pie de foto de Instagram,

como esas parejas 

que se van de finde a un hotel

y les ha faltado enseñarte

que se corrieron follando contra la pared.

Yo es que me niego 

que una herramienta tan productiva

me juegue a la contra

y sea la dueña de mi vida.

Hoy doy las gracias 

a mi padre, a su arte

y a la guitarra en el parque 

aunque no le mirara nadie 

y a mi madre por estar 

siempre, ser fiel y constante

y tener la fuerza y sacrificio

de sacar a sus hijos adelante. 

Os amo y to’ eso 

es lo que potencio como artista,

¡amor propio! Había carencias y 

aprendí a darme caricias

y no perdí de vista,

no sólo en alfombras y revistas,

el arte me acompaña de noche 

escribiendo sobre esta pista.

Yo seguiré buscando sentido

en esta vida y 

así no siento que dependo

de una notificación vacía .

La vida son dos días

y eso es lo que hay.

Uno te lo pasas aparentando

y el otro regalando likes.

Siempre en busca de los mejores

hashtags ¡qué locura!

A to’ esa mierda dije: ¡hasta aquí,

basta, que tortura!

No lo quiero tanto en mis manos,

y en mis manos está cumplirlo.

Les sacaré provecho

acariciando a mi sobrino.

Mira esa pareja no se mira a la cara,

que pena, sigue mirando. 

¿Crees que es sólo un momento?

¿O se ha convertido en un hábito? 

Y ahora estoy enfadado

y te juro que me lo trato

mi terapeuta está al corriente

de lo que me pasa con este aparato.

Ya no miro tantas historias 

así ordeno las mías.

Convierto mis lágrimas en tinta

y me salva esta poesía.

Me venden las redes

diciendo que estrechamos lazos

y yo siento un nudo en el pecho

A los 10 minutos, así que paso. 

Y un ruido en la cabeza

que me atormenta y que me aleja.

Que me hace perder el foco

de lo que en realidad más me llena.

Fijo que los pájaros

están flipando desde las alturas

viendo como caminamos siempre 

cabeza abajo y con dudas.

Sinónimo de tristeza,

de dolores de cabeza,

de sueños frustrados

y de ver que no consigues tus metas.

A lo lejos en un bar

veo una familia sentada,

deben hablar por el chat del grupo

porque nadie dice nada.

Tampoco cambiamos la hora

lo tenemos todo hecho.

Ojo lo fácil no te paralice 

y no sepas dónde está tu techo.

Hay cosas que ocurren

otras te las tienes que currar.

Yo le di espacio a mis penas

y las he convertido en rap.

Cambian barrotes de prisión

por cristal de una pantalla.

De alguna forma también soy preso,

joder mi cabeza no para, no calla.

Cuando acabe el tema, 

se acaba mi condena.

Comparto medicamento

para que se cure quien pueda

y no quien quiera

porque queremos mucho

y hacemos poco.

Sociedad de consumo y 

entretenimiento, mal del coco.

Yo soy aquel niño pequeño

y ahora que hablo del coco

que venga ese hombre, o el del saco,

y me saque de este mundo roto.

No estés donde miren más

un teléfono que tu cara.

Si no te tienen en cuenta, lo siento

vuestro cuento no vale nada.

A mi madre le decían

¡su hijo no para de hablar! 

y mira mamá, hoy lleno la nevera

hablando sin parar.

Click en el logo de Spotify para escuchar ‘Mi niño pequeño’.